EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Afición: Ahora o nunca

FRANCISCO JOSÉ GARCÍA QUINTO. Escritor y abonado 1.083 del Hércules

Que el Hércules vive tiempos convulsos y está al borde de la desaparición no es ningún secreto para los herculanos y alicantinos. También es de todos conocido que si hemos llegado a esta situación límite es gracias a una gestión deportiva e institucional que califico peor todavía que la que tuvimos con los de Bahía desde 1996 al 1999. Y eso que todos hablamos pestes sobre esa nefasta etapa que también vivimos con mucha impotencia y gran desazón. Antonio Asensio se hizo con el control accionarial para especular con el Hércules por medio de varios testaferros y para él no éramos su prioridad. Por eso invertía en otros lugares y aquí traía los despojos, los desechos de tienta. Bajamos a 2ª B y dejó 10 millones de euros de deuda. No desaparecimos de milagro. Gracias a Enrique Ortíz, sí, pero también gracias a la cantidad que perdonaron los jugadores aquel larguísimo 31 de julio del año 2000. Sin embargo ahora debemos más del doble, si contamos la multa de la UE, nuestra imagen como club está por los suelos y el horizonte deportivo no puede ser más desalentador con Ramírez, Portillo y Barroso al frente y con una previsible reducción presupuestaria. Si con un presupuesto alto y una categoría en decadencia no hemos sido capaces de hacer un equipo campeón, ¿alguien nos puede asegurar que con menos dinero y un grupo más potente, los mismos señores  harán lo que siempre prometen y jamás han cumplido?

Abramos los ojos y no escuchemos la propaganda que algunos actores interesados nos intentan vender. El club es un auténtico erial y sus futbolistas son el fiel reflejo de los mandatarios. Cuando se hacen las cosas mal lo normal es fracasar y con ellos vamos a fracasar muy a menudo y nos veremos envueltos en situaciones límite mucho más de lo que todos deseamos. Situaciones por otra parte que ellos han provocado y aún provocan por sus malas prácticas empresariales. Al fin y al cabo esto es muy sencillo y lo saben hacer en Soria, Eibar, Leganés y en muchos más lugares: Se planifica acorde a los ingresos reales, se realiza una labor de seguimiento de jugadores seria, se apuesta decididamente por la cantera y después se paga lo pactado. Pero aquí eso no se ha entendido bien y por ello se han equivocado muchas veces disparando con pólvora de rey para acabar endeudando a la entidad y además casi siempre sin conseguir los objetivos, salvo en Alcalá e Irún. No pueden quejarse de la afición herculana, esos simpáticos cuatro monos que pagan religiosamente al margen de la categoría en la que estemos y que son capaces de esperar colas infernales al sol para renovar su abono en Primera División aunque alguien que quiere mucho al club, nos dijo que esto no era una ONG. Siempre hasta ahora les hemos concedido cada verano el beneficio de la duda, incluso en épocas difíciles en los que amanecíamos envueltos en polémicas de supuestos amaños o sufríamos por un posible descenso administrativo tras la enésima denuncia por algún impago. No obstante creo que ya basta, todo tiene un límite y la confianza en ellos se ha perdido. Es una detrás de otra. Prácticamente todo se hace mal, empezando por lo deportivo que es el motor de la entidad y continuando por lo social e institucional. Ya nos da igual lo que nos digan porque solamente queremos hechos y esos hechos  desgraciadamente no llegan, además las culpas son siempre de los demás (un día un árbitro malo, otro Hacienda, las lesiones, la vejez, la apatía de los jugadores, las paperas, la falta de carácter… vaya usted a saber)

Tenemos ante nosotros una excelente oportunidad de pedir un cambio en el Hércules, pero un cambio fundamental que no solamente consista en dar la baja a la mayoría de los jugadores de la primera plantilla y a Daniel Barroso, supuesto culpable principal de la confección de uno de las peores equipos que recuerdo como herculano. Un cambio que sea mucho más profundo y que nos devuelva la ilusión a la mayoría de aficionados descontentos.

Les deseamos todo lo mejor a aquellos que tienen actualmente el control del Hércules, sin tener la mayoría accionarial. Les damos las gracias por todo, porque de bien nacidos es ser agradecidos y les emplazamos con mucha educación y respeto a que abandonen el club por el bien de la propia entidad y de casi todos los herculanos y alicantinos cansados de que el Hércules con ellos se haya consolidado como un club menor, con aureola perdedora y además con una imagen negativa. Hemos de hacerles ver que la afición del Hércules quiere un cambio radical en prácticamente todo:  las oficinas, el consejo de administración,  la dirección deportiva, el Community Manager e incluso el repertorio musical que suena antes de los partidos. Ahora es el momento. Ahora o nunca. Si sabiendo esto, consentimos con todo lo que hacen en nombre de nuestra entidad, nos convertiremos en sus cómplices. Esto es así. No nos quejemos después si ahora no somos capaces de mostrar el descontento que sentimos por la pésima gestión que realizan al frente de nuestro club. No estamos hablando de poner cada uno mil o mil quinientos euritos para que alguien se vaya, sino simple y llanamente que la afición , de una vez por todas, sea capaz de decir esta boca es mía.

El Hércules es patrimonio de Alicante y Alicante jamás puede ser patrimonio de una o dos familias. Veo muy bien que en sus empresas hagan lo que estimen conveniente, pero nuestro club no es una empresa al uso: Es una fábrica de ilusiones, sentimientos y esperanzas que ellos han convertido en sufrimiento, decepción y depresión absoluta. En nuestra mano está ser valientes en el momento de la verdad y mostrar en las gradas de forma unánime el descontento. Pero no solo en las gradas, sino en todas partes para que los políticos y en especial el actual alcalde de Alicante, se den cuenta del error de bulto que supone  dejar el club en manos de los mismos que nos han llevado a las cotas de miseria deportiva más elevada en estos últimos veinte años.

Es hora de pedir a nuestros políticos que se mojen y busquen soluciones para salvar al Hércules. El PP, con Alperi y Castedo a la cabeza, puso y apoyó a ultranza a los actuales mandatarios  y el resultado no puede ser más desolador. Nos salvaron de una muerte segura, es cierto, pero para caer al cabo de los años en una situación todavía peor. No tiene sentido que el autodenominado alcalde del cambio siga los mismos pasos que sus antecesores, aunque cuando estaba en campaña nos decía a muchos que si ganaba iba a ser el alcalde que apartase a Aligestión del club. Y digo yo, señor Gabriel, que las palabras están para cumplirse, porque la palabra dada es lo más grande que un hombre de bien puede tener y más si se es el alcalde de todos los alicantinos y herculanos.

Os  pido a todos los herculanos que defendamos lo nuestro y nos organicemos para acabar con esta etapa tan oscura que nos ha tocado sufrir. Que no nos pongamos de perfil y lo dejemos en manos de los demás. Juntos sí se puede. Se pudo en tantísimas ciudades, ¿cómo no se va a poder en una ciudad del gran potencial de Alicante, en un club histórico y único como es el nuestro? Sin embargo, estar al tanto:  Hay muchos intereses creados en la ciudad para que todo siga igual y estos mandatarios se mantengan al frente hasta que les dé la gana, al margen de los fracasos que vienen arrastrando . Quieren que nos desanimemos, que estemos desunidos y que entreguemos la cuchara para que sigan controlando a sus anchas esta ilusión de todos que es para nosotros el Hércules C.F.

No olvidéis ni un solo segundo que con ellos al frente todo será más injusto y más difícil. Puede llegar el éxito, claro, pero es mucho más improbable. Además ya tenemos la experiencia de cómo administraron el club en la élite. Por todo ello si hay una ventana al cambio, ayudemos a abrirla entre todos. Si hay una pequeña oportunidad para que nuestro club cambie de manos, intentemos entre todos hacerla posible. Nuestro problema es mucho más grande que unos simples fracasos deportivos concatenados desde 2011 y agravados tras la vuelta de Portillo en el verano de 2012. No nos olvidemos de ello el próximo domingo y tengámoslo muy presente en los próximos meses cuando nos intenten hacer comulgar con ruedas de molino o cuando nos vuelvan a vender otro proyecto para ser campeones los mismos que no son capaces ni de gestionar un club familiar.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?