EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Adiós a Pepe Alcaraz, un grande del Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Ni le gustaba el fútbol ni entendía. algo que no dudaba en reconocer, pero tenía muy claro todo lo que era importante para Alicante y se desvivía por todo ello. El Hércules es una de esas cosas y por ello Pepe Alcaraz trabajó de forma incansanble y altruista durante muchos años para mantener viva la llama de este sentimiento.

Pepe intervenía en todo aquello que tuviera que ver con las peñas y abonados del Hércules, también en la organización de caravanas, marchas desde Luceros, almuerzos populares o cualquier evento que pudiera endulzar las relaciones del club con la sociedad alicantina.

Muchas veces tenía que ejercer de bombero para apagar fuegos provocados por otros en el Rico Pérez o tragar saliva ante la enésima barrabasada de los dirigentes de la SAD blanquiazul. No había campaña de abonos en la que no advirtiera que se equivocaban con los precios, los descuentos o la eliminación de la antigüedad a los más fieles. Casi nunca le hacían caso.

También estaba pendiente de la cantera y con gestiones suyas lograba que los chavales del fútbol base pudieran merendar alguna que otra tarde en McDonalds o disfrutar de importantes descuentos en la Feria de Navidad y otros parques temáticos de la provincia.

El Hércules tiene que estar eternamente agradecido a Pepe Alcaraz porque si el club alicantino todavía goza de un mínimo de grandeza y simpatías es gracias a alguien que siempre ha sido más de arrimar el hombro que de pedir a los demás. Sin duda, su fallecimiento deja un gran vacío en una institución que necesita más que nunca gente como Pepe.

En su último adiós, con bandera del Hércules sobre el féretro, hubo una nutrida presencia de peñistas herculanos, antiguos empleados del club como Manolo González o Sandra Cañamares, exdirectivos del club como Blas Bernal, Vicente Farach, Segundo Fernández o Francisco Maestre, exentrenadores del Hércules como Quique Hernández, un buen número de periodistas alicantinos y aficionados en general.

Paco Peña asistió en representación de la plantilla junto a Dani Barroso, Javier Portillo y Laura Ortiz mientras Valentín Botella, vicepresidente del Hércules, estuvo en representación del consejo de administración. Todos ellos saben que Pepe Alcaraz es un grande aunque no supiera qué jugador había marcado el gol del triunfo en el último partido.

Y es que al delegado de afición del Hércules le gustaba más conocer a todas las peñas herculanas, sus inquietudes, sus necesidades que si el gol lo marcaba uno u otro. Esos detalles que en el club nunca tuvieron en cuenta. Por todo eso, se ganó el respeto y el cariño de todo el mundo, algo que no es fácil en esta ciudad. Estas cosas son las que convierten a Pepe Alcaraz en un grande del mundo herculano y alicantino. Hasta siempre, amigo.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?