EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

A esto no hay derecho

J. A. SOLER / @jasoler65

Ver niños en el Rico Pérez tiritando de frío con su bufanda del Hércules es algo que demuestra que esto sigue vivo por mucho que se empeñen en el palco en maltratar a la clientela. Y es que todavía hay chavales a los que les hace ilu estar con su equipo aunque sea en un horario disparatado y en unas condiciones térmicas poco o nada saludables.

No hacía falta someter a prueba a los herculanos poniéndole un partido un sábado de diciembre por la noche. Los ideólogos de esta infamia dirán que ya es mala suerte que a estas alturas de año aparezca una ola de frío, que no lo sabían -hace más de una semana que en televisión o por internet hay noticias de este frente polar-, que fue el entrenador el que propuso no jugar el domingo o que la gente se queja de todo. Cualquier cosa menos admitir que son unos incapaces.

Porque debería haber alguien en el club que le dijera al entrenador que iba a conocer los mismos resultados de la jornada jugando el sábado por la noche que el domingo a las 12, un horario más adecuado para los meses de invierno en los que resulta normal que las temperaturas caigan tanto como el propio Hércules. En Alicante también hace frío en ocasiones. Eso lo sabe hasta el Negre Lloma que han quitado del escudo los mismos que no tienen consideración alguna por sus fieles.

Así se evitarían imágenes como las que ilustra este artículo. Una imagen que, todavía con el frío metido en el cuerpo pero con la sangre hirviendo por la indignación, resulta difícil de calificar. Porque que algo así se viera en el Rico Pérez este sábado en el Hércules-Ontinyent, suena entre irresponsable e intolerable. Y cuando ves que el palco aún estaba más despoblado que la grada, la primera palabra que pasa por la mente de cualquiera es vergüenza. La segunda y la tercera la dejamos para que la pongan los valientes que se congelaron en el estadio por obra y arte de alguien que ignora cuestiones o conceptos elementales en el fútbol y en la vida. De esos que no hace falta ni probar.

Está claro que estos son los que ponen las pilas en un juguete que destrozaron en mil pedazos y que ahora recuperarán por cuatro perras, cinco con los gastos de notaría. El problema es que esto, aparte de pilas, necesita otras cosas para que siga funcionando. Una de ellas es el soporte social, tan importante en este juego como la recarga. Y también se la han cargado con actuaciones como la de este último sábado.

Menos mal que esta semana hay derbi y conforme se acerque iremos metiéndonos cada vez más en un partido que debería declararse algo así como Patrimonio Nacional del Fútbol. Hay pocos encuentros en España como éste. En la provincia tenemos la suerte de disfrutarlo desde hace 90 años. Y es que el clásico provincial sobrevive a pésimas gestiones tanto al sur como al norte de Torrellano. Con eso no han podido todavía, pero capaces son. De eso y de mucho más. Ya lo han demostrado este fin de semana.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?