EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

25 años de un inolvidable ascenso del Hércules a Segunda División

J. A. SOLER / @jasoler65

El 19 de junio es una fecha señalada en la historia casi centenaria del Hércules. En esa fecha ha logrado dos de los últimos cuatro ascensos de categoría. Uno a Segunda hace 25 años y otro a Primera hace apenas 8. Aunque un ascenso a la élite parece tener mayor calado social, lo cierto es que salir del pozo de la Segunda B en 1993 se celebró tanto como los que logró subir a la máxima categoría.

El Hércules de la temporada 92-93 fue, para muchos, el que mejor fútbol ha desplegado en muchas décadas. Quique Hernández, entrenador elegido por el presidente Aniceto Benito para sacar al Hércules de la Segunda B, intenta aplicar un arriesgado estilo de juego similar al del Barça de Cruyff. Al principio, el técnico valenciano apostó por un equipo con tres defensas y, en ocasiones, con dos. El temerario planteamiento encandila a la afición que ve partidos soberbios de un Hércules con resultados contundentes. Y es que aquel equipo, además de brillar con su juego, tenía mucho gol. Basta decir que Rodríguez firmó 40 goles mientras Paco López y Paco Luna, los otros dos delanteros, anotaron más de 20 entre ambos.

Pese a la brillantez exhibida en muchos encuentros ante rivales como Murcia, Elche, Levante UD, Gimnástic de Tarragona, Mestalla, etc. el Hércules no terminó de cerrar el pase a la liguilla y tuvo que jugarse la clasificación en las últimas jornadas. Una contundente derrota en Mahón por 5-2 puso en jaque a un equipo que se vio obligado a ganar en Elche en la penúltima jornada para seguir vivo. El conjunto ilicitano ya estaba clasificado para la promoción, pero quería dar la puntilla a su eterno rival en el Martínez Valero. El triunfo herculano, con goles de Rodríguez y Rafa, sellan el pase de forma brillante. Este partido se convirtió en un punto de inflexión para un Hércules imparable. El equipo de Quique Hernández también goleó en la última jornada al Nástic de Tarragona y el Cartagena se quedó en esta ocasión fuera de la liguilla.

En las cinco temporadas que el Hércules acumulaba en su primera travesía por la Segunda B, por primera vez llegó al mes de junio con opciones de lograr el ascenso. Tuvo que jugar una liguilla con tres equipos más y sólo el campeón puede dar el salto a Segunda División. El sorteo deparó un grupo mortal con la UD Las Palmas, UD Salamanca, Gimnástica de Torrelavega y Hércules. El conjunto canario llegó a esta promoción después de terminar como líder destacado en su grupo y el Salamanca que entrenaba Juan Manuel Lillo era otro rival muy peligroso. El Hércules no es favorito y muchos se veían otro año en Segunda B.

La promoción arrancó con una mínima pero suficiente victoria ante la Gimnástica de Torrelavega. Un gol de Paco López, jugador determinante en esta promoción, abrió el camino. Después llegaron dos partidos consecutivos ante el Salamanca. El Hércules da un golpe en la mesa al ganar en el Helmántico mientras la fortuna y un extraordinario partido del meta Falagán volvió a dar el triunfo al conjunto de Quique Hernández en el Rico Pérez. Tres partidos, tres victorias. Mejor, imposible. El ascenso empieza a tocarse con los dedos, pero el cuadro alicantino un tenía que ganar uno de los dos partidos que restaban ante la UD Las Palmas de Álvaro Pérez, años después técnico herculano.

El 19 de junio de 1993 el Hércules disponía de la primera posibilidad para certificar el ascenso a Segunda División si era capaz de ganar en el estadio Insular a la UD Las Palmas, equipo que también llegaba a las dos jornadas finales de la liguilla con serias opciones de subir.  El viejo estadio canario registró un lleno absoluto. La UD Las Palmas necesitaba ganar uno de los dos partidos ante el Hércules y empatar el otro para subir. Por su parte, al equipo alicantino le bastaba con ganar uno o empatar los dos.

El partido en el Insular se decidió en el primer tiempo. Paco López, actual entrenador del Levante en Primera División, aprovechó un error de la zaga insular para marcar el 0-1. Poco después, Torres hizo el 0-2 tras hacerse un lío el portero local con el balón. La gloria estaba muy cerca. En la segunda parte, el Hércules dispuso de ocasiones para golear, pero la victoria y el ascenso no se le escapó.

El final del partido desató la euforia en Las Palmas y en Alicante. Los aficionados del Hércules invadieron Luceros y la Plantá de las Hogueras se tiñe de color blanquiazul. El ascenso no fue a Primera, pero se festejó como si lo fuera. Cinco años en el pozo de la Segunda B dejan huella y de ahí que la celebración fuera de las grandes. Han pasado 25 años, pero el recuerdo de este ascenso se mantiene vivo.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.