EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Sevilla tiene un color especial

CONFIESA / El Blog de Confiesa

Sufrimos en Málaga. La alineación de Luis Enrique daba un poco de miedo. Sin Piqué, sancionado, sin Neymar ni Jordi Alba, lesionados y con rotación de Alves y Rakitic, y ese temor inicial lo confirmó el equipo con un primer tiempo para olvidar.

En la segunda Messi arregló el desaguisado, los cambios surtieron efecto y nos trajimos los tres puntos de una de las salidas más complicadas de lo que queda de liga. Y ayer domingo los dos equipos sevillanos nos dieron sendas alegrías. Primero el Sevilla fue capaz de frenar a un romo Atlético de Madrid y nos devolvió el liderato, pero luego…..

El Real Madrid de Zidane parecía otro, o al menos eso decían sus altavoces mediáticos del madridismo sin fronteras, durante dos semanas algunos creyeron y querían hacernos creer que era el nuevo mesías de los banquillos por conseguir dos victorias en casa ante el Depor y Sporting de Gijón, y por lo que vimos ayer fue cambiar un vino de tetrabrick  mezclado con Casera por el mismo vino pero con la gaseosa de Hacendado. No se notaba el cambio.

Ciertamente se podrán quejar (por fin) de que hubo un penalti a Benzemá, pero por contra el gol de los blancos (ayer un gris insoportablemente feo que se confundía con los rivales) había 5 (cinco) jugadores en fuera de juego, y los defensas del Betis estaban en la raya del área grande, vamos,que se veía muy claro. Y para terminar de arreglarlo, un penalti de Varane también se fue al limbo, como la enésima patada de Cristiano que -oh sorpresa- tampoco el árbitro la vio.

La cuestión es que le llevamos 4 puntos y con el partido aplazado en Gijón puede aumentar, y que estamos razonablemente felices, aunque nos gustaría que Luis Enrique hiciera los cambios y las rotaciones en partidos fáciles y no en los complicados, pero Lucho es así y de momento no podemos quejarnos de los resultados.

Y mientras se está acabando el período de fichajes de enero y no se ven las gestiones por ninguna parte. Ni Nolito ni Dennis dan señales de querer venir, y la tesorería no está para muchas alegrías.

PD: Resulta que Bale costó 20 o 30 millones más de lo que se dijo. Como diría aquel Martín Vigil de mi perdida infancia: ¿Y ahora qué, señor Fiscal?

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?