EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

Un proyecto viciado pasa factura al Hércules

J. A. SOLER / @jasoler65

Ha pasado más de una semana desde que Javier Portillo decidiera cambiar su taquilla en el vestuario por un sitio en el despacho de Dani Barroso y llama la atención que todavía no esté cubierta la ficha libre que ha dejado el 9 madrileño por otro que juegue en esa misma posición, sobre todo, cuando uno de los grandes déficits de este proyecto malparido es el gol.

A uno, que este movimiento del Hércules le pilló lejos de Alicante, pensó ingenuamente que la dirección deportiva debería tener preparado de inmediato el recambio. Eso es lo que hubiera hecho cualquier club medianamente serio en una situación así, seguro que hasta el Llosetense habría actuado de esta manera, pero cuando regresé días después y con cambio de año incluido recordé que esto es el Hércules.

Al ver que no había llegado repuesto alguno en el vestuario para el nuevo inquilino de la dirección deportiva me vino a la cabeza algún posible contratiempo de Mariano Sanz, el único delantero nato de la plantilla blanquiazul, como así ha ocurrido con su autoexpulsión en el bochorno del domingo. Si a esto se le une que Gato, además de no ser un 9 puro, hace tiempo que no araña, el problema del Hércules con el gol se dispara en un momento crucial del curso.

Resulta evidente que el adiós de Portillo tuvo que producirse hace año y medio, eso lo sabe hasta el que le renovó dos años más, pero no parece serio dejar al Hércules sin efectivos en la delantera por mucho que se quieran escenificar  lágrimas de cocodrilo por el Rico Pérez. Ahora, tras el inesperado tropezón con el colista aparecen las prisas por fichar a destajo en el mercado invernal, lo que conlleva un buen número de salidas con el consiguiente alboroto en el vestuario. Y aquí, salvo uno, los demás no pasarán a otro puesto en el club en caso de liberar su ficha para que venga otro.

Queda claro que si quién empezó a diseñar este proyecto de ascenso hace 18 meses no ha logrado formar un Hércules verdaderamente competitivo, resulta difícil pensar que en los 25 días que restan para fichar va a cambiar la cosa. Toca aferrarse a que Portillo tenga más tino en los despachos que en el área y de con la tecla en aquello que más debe dominar, es decir, la posición que él mismo ocupaba.

Y si sonara la flauta con alguna decisión del madrileño en la mayor necesidad del equipo, los que entonces tendrían un problema muy serio serían el director deportivo y el entrenador, si es que no lo tienen ya con el movimiento que se produjo el día de los inocentes. En este caso, inocentada tampoco sería porque ambos saben perfectamente desde el primer día quién es el jefe. Algo de lo que no había ninguna duda ni cuando mandaba de corto ni ahora que lo hace en el despacho. Por todo esto resulta tan difícil que un proyecto deportivo tenga credibilidad y deje de estar viciado. Eso es lo que verdaderamente pasa factura en el Hércules.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?