EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El mejor regalo de Navidad

J. A. SOLER / @jasoler65

Que el colegiado Sánchez Laso perjudicó al Hércules en Cádiz es tan evidente como la influencia que tuvo su error en la planificación deportiva para esta temporada. Porque aquel penalti que solo vio el árbitro extremeño valió para tapar el verdadero problema que sufre el equipo blanquiazul desde hace tres años.

Días después de aquella lluviosa matinal de junio en el Carranza, el director deportivo y el entrenador vendieron la enésima moto en relación a la continuidad de Javier Portillo en el Hércules. Incluso, Manolo Herrero llegó a decir en plenas Hogueras que quién tuvo la clasificación en Cádiz en sus botas marcaría este año 15 goles. Una vez más, como algunos dijimos entonces, el nuevo proyecto nacía viciado y condicionado.

Es cierto que aún queda media temporada, pero también es verdad que en la primera mitad la referencia goleadora del Hércules aún no se ha estrenado pese a jugar más de mil minutos. Con este registro es normal que el técnico empiece a hacerse a la idea de que el objetivo inicial del equipo está casi imposible. Si su equipo no tiene gol fue, en parte, gracias a su predicción de bienqueda con los dueños pero tan perjudicial para él y su plantilla.

Ahora no puede lamentarse, ni siquiera está en condiciones de exigir que le traigan a alguien, aunque mucha más responsabilidad tiene la dirección deportiva que, gracias a su servilismo incondicional en los dos últimos veranos, cuando llega Navidad le toca sacar la lista de delanteros disponibles en el mercado para reparar la avería de siempre. Eso, sin contar las filigranas que debe hacer para hacer hueco a la pieza que pueda llegar.

Está visto que este Hércules invicto a domicilio pero sin gol no parece ofrecer suficientes garantías para luchar por el ascenso. Ya es hora de que los que deciden en la planificación se olviden de Sánchez Laso, de esos críticos a los que vetan y retiran hasta el saludo, de plegarse a los caprichos de los que han llevado a la ruina a esta institución y, sobre todo, de no acordarse más de aquel gol al Borussia que no vale para salir de Segunda B.

Porque la única oportunidad que tiene el Hércules de sobrevivir pasa por tomar decisiones con el mismo criterio que se aplica a cualquiera. Barroso lo sabe. Herrero también. Son gente de fútbol y no son tontos. Falta que se atrevan a mostrar la puerta de salida a quién ni siquiera tuvo que entrar hace cuatro años. Sería un gran regalo de Navidad para los herculanos y, además, sería saludable para el Rico Pérez y para el vestuario. Ya toca. Y si no lo hacen, ya saben lo que les espera porque los demás tampoco son tontos, aunque alguno lo crea.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?