EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

El Hércules afronta un mercado de invierno crucial

J. A. SOLER / @jasoler65

Se acerca el mercado de invierno y el Hércules afronta unas semanas clave a todos los niveles. Dado que lo único que vale para la supervivencia del club blanquiazul es el ascenso y, por lo que se ha visto en los tres primeros meses de competición, faltan mimbres en posiciones troncales para ser un aspirante con plenas garantías, no queda otra que terminar bien los deberes en enero.

Como ha ocurrido en los últimos años cualquier movimiento de entrada o salida pasa por un nombre: Javier Portillo. Que el delantero madrileño siga o no con ficha federativa en el Hércules después de Navidad dependerá mucho que esos deberes que quedaron pendientes en verano puedan acabarse en enero con la llegada de un 9 de verdad que aporte los goles que faltan a este equipo para alcanzar el objetivo.

Y para que entre alguien antes hay que abrir la puerta a alguno de los que está dentro. Con los códigos del fútbol en la mano, el primer candidato para salir es el que lleva 5 de los últimos 6 partidos en la grada. Sería lo más lógico en condiciones normales aunque hay que tener en cuenta que todo lo que rodea al Hércules es paranormal. Tanto en lo deportivo como en lo institucional.

Ni las constantes pitadas o las dolorosas mofas de la grada han valido para rescindir un contrato renovado días después de que el orden público se alterase más de la cuenta en el Rico Pérez por no atreverse a jugar el partido del descenso a Segunda B. El problema es que un desorden más de este calibre en el estadio terminaría por matar a un equipo que si contara con un goleador acorde a su potencial podría subir de calle porque este vestuario, todo hay que decirlo, anda bien de complementos. Falta acertar con la chaqueta porque la que tenemos guardada en el armario desluce todo el traje.

Con todo lo que hay en juego, no está el asunto para jugar con fuego. Entre otras cosas porque ir de bienqueda como hasta ahora supondría quemarse. La hoja de ruta del que manda es colocar al yerno en la dirección deportiva en el momento que ya no pueda o le dejen ponerse las botas. Y entonces no valdrá recordar la renovación de hace dos años o la ilusa predicción de 15 goles para esta temporada.

Por todo ello, y viendo que el futuro del Hércules como institución pasa por apuntalar bien esta plantilla, los técnicos deberían centrar sus esfuerzos en las necesidades reales del equipo, prescindiendo de quién haya que prescindir y fichando al quién se tenga que fichar. Solo así se podrá conseguir un ascenso que sería una tabla de salvación para el club y, de paso, para los que siguen al frente de la dirección deportiva. En caso contrario, ya se sabe como agradecen los servicios prestados en la casa. Con una patada en el trasero con tal de colocar a los suyos. Y si no se consigue el objetivo, por lo menos salir con un mínimo de dignidad si es que queda algo de esto por el Rico Pérez.

 

 

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?