EuroKolada
Diario deportivo de Alicante

11 años de infierno: Segunda etapa

J. A. SOLER / @jasoler65

No habían transcurrido ni seis años desde el ascenso a Segunda División en 1993 cuando el Hércules volvió a dar con sus huesos en el infierno de la Segunda B. Al igual que en 1988, la caída se produjo poco después de un paso efímero por Primera División. En esta ocasión, la situación institucional aún era peor pues el club se había convertido en SAD y era propiedad del Grupo Bahía que controlaba el empresario Antonio Asensio.

El nuevo descenso a Segunda B puso al Hércules al borde del abismo. Bahía se desentendió y Enrique Ortiz entró en escena por la vía política para asumir el control de la entidad blanquiazul. No era, ni es, un hombre de fútbol pero su éxito como empresario invitaba a pensar en la llegada de tiempos mejores. Craso error porque el constructor nunca llegó a conectar con el mundo del fútbol. Los aficionados herculanos conocían el espinoso camino para escapar de esta categoría tan compleja. Lo que no sabían es que esta nueva travesía por el desierto iba a ser más larga y dura que la primera.batalla continua

Pese al descenso, el Hércules confió en Manolo Jiménez para el retorno al fútbol profesional lo antes posible. La temporada 99-00 empezó bien para un equipo que lideró el grupo hasta Navidad. A mitad de campeonato el conjunto blanquiazul fue perdiendo fuelle y, con muchos apuros, entró en una promoción de ascenso en la que pronto se quedó sin opciones. El técnico fue destituído durante la liguilla decisiva y ascendió el Universidad de Las Palmas.

En el verano de 2000, el club alicantino jugó otro “play off”, el de la supervivencia. Un match ball que pudo salvar en el último momento y de forma agónica pues algunos medios nacionales llegaron a darlo por descendido a Tercera División, lo que hubiera supuesto su desaparición. Finalmente, hubo acuerdo con los jugadores para que retirasen las denuncias y, con moratoria incluída, el Hércules continuó con vida.

Sin apenas tiempo para planificar, el equipo blanquiazul afrontó la temporada 00-01 con una plantilla mediocre que fue confiada a Miquel Corominas. El Hércules nunca funcionó, ni siquiera con la llegada de Alfaro y Sabas en el mercado invernal. La mejoría con Joaquín Carbonell como nuevo inquilino del banquillo fue insuficiente y la promoción de ascenso siempre estuvo lejos en el curso 00-01.

El tercer proyecto del Hércules fue más ambicioso. Enrique Ortiz tiró la casa por la ventana para formar una plantilla nueva con el canario Alvaro Pérez como técnico. Sin embargo, un emergente Alicante CF y el uso compartido del estadio Rico Pérez alteraron, más si cabe, el tránsito por el pozo de la Segunda B. La campaña 01-02 murió con otra liguilla de ascenso en la que el equipo alicantino con Felipe Miñambres en el banquillo no estuvo a la altura de la circunstancias. Subió el Terrassa que hizo pleno de victorias y batió el registro establecido por el Hércules en el “play off” del 93.

Si la Segunda B es una categoría difícil, especialmente para clubes históricos con urgencias, la irrupción del Alicante destapó la posibilidad real de un cambio de tendencia en el fútbol de la ciudad. El Hércules no encontraba la forma de escapar del infierno y de su propio caos organizativo. Todo ello dio alas al entonces club decano de la provincia para cambiar la historia. Pasaron varios trenes celestes que, incluso, llegaron a parar. El Alicante perdió más de una vez y de dos los billetes en la misma estación para respiro herculano.

Ocurrió en la temporada 03-04 en la que el Hércules confió otro ambicioso proyecto a Javier Subirats y José Carlos Granero que no cuajó. El Alicante encontró el camino despejado para dar la puntilla al rival que siempre le había ensombrecido, pero no lo aprovechó. Getafe, Mallorca B, Yeclano y Lorca se aliaron con la causa herculana que sobrevivió de milagro a esta tormenta. Ascenso-Alcalá

La temporada 04-05 volvió a empezar con un Hércules con el paso cambiado mientras el Alicante se paseaba con un equipazo integrado por Chema, Pelegrín, Edu Albacar, Mantecón, Luque, Félix Prieto y Sendoa, entre otros. En Navidad muchos daban por muerto al equipo blanquiazul. Parecía que ese año sería el definitivo para un cambio de hegemonía futbolística en Alicante que se venía masticando durante tres años. Granero fue despedido, llegó un desconocido Juan Carlos Mandiá y la afición herculana sufría abatida las burlas de los más oportunistas.

Dicen que el Hércules tiene más vidas que un gato. Puede ser verdad. En febrero de 2005, en plena depresión blanquiazul, se produjo un punto de inflexión. El conjunto de Mandiá empezó a reconstruirse con un triunfo, contra todo pronóstico, ante el imparable Alicante de Bordalás. Aquel “Stalingrado” en el Rico Pérez lo cambió todo. El Alicante vio que la bestia había despertado y el herculanismo empezó a creer. Tanto que tres meses despues llegaron los dos equipos de la ciudad a una promoción de ascenso con claras opcionesde subir y que, por primera vez, se disputó por eliminatorias.

El Hércules superó la primera ronda tras ganar los dos partidos al Ceuta y certificó el ascenso a Segunda División después de ganar en Alcalá (1-3) con el apoyo más de 3.000 seguidores herculanos en tierras madrileñas. La vuelta fue un trámite en un Rico Pérez prácticamente lleno. Por su parte, el Alicante se quedó sin ascenso tras ser apeado por el Lorca que entrenaba Unai Emery.

El ascenso del Hércules en 2005 fue más celebrado que el del 93. En esta ocasión habían sido 6 largos años en Segunda B, uno más que en la primera etapa, pero con mucho más sufrimiento. En los múltiples festejos circulaba un único mensaje: “Segunda B, nunca más”. Lamentablemente, nueve años después el equipo alicantino ha regresado a esta pesadilla que muchos herculanos no han olvidado todavía. Entre otras cosas, porque forma parte de un pasado muy reciente. Tanto que los mismos que dirigían al club en el último paso por esta categoría, continúan al timón del barco blanquiazul para afrontar una tercera travesía por el oceáno más inhóspito.

You must be logged in to post a comment Login

¿Qué opinas?